Breda

Creo que nunca podré agradecerle lo suficiente a los supermercados holandeses las ofertas que hacían de vez en cuando vendiendo Dagkaarts (ya sabéis, esos tickets diarios que me han llevado a tantos sitios maravillosos y diferentes) a un precio asequible como 13€ en vez de los 50 habituales. Como no podía ser de otra manera, durante otro fin de semana desocupado, me enfundé las botas, me colgué la mochila y tomé un tren que me llevaría al Brabante Septentrional, para visitar Breda, una ciudad que realmente no me decía nada, pero que quería visitar para tacharla de la lista. Y me sorprendió gratamente, a decir verdad (como casi todo el sur de los Países Bajos, a decir verdad).

Breda2

Sigue leyendo

Anuncios