Berlín (IV): East Side Gallery (Muro de Berlín)

Empieza Febrero y por fin acabo con la saga de Berlín. Hay varias razones por las que el Muro de Berlín tiene una entrada para él sólo. Entre ellas, que es una de las partes de Berlín que más me gustaron. Además, con una sola fotografía no puedes enseñar el muro de verdad, porque todos sus murales son muy diferentes entre sí y cada uno tiene un estilo y una personalidad propios. Con esto no quiero decir que le haya hecho una fotografía a todos y cada uno de los murales, sino que intento reflejar los que más me han gustado o más me han llamado la atención.

Muro1

Sigue leyendo

Anuncios

Berlín (III)

Y aquí llega la última parte de la crónica. Seguía haciendo frío, pero nos quedaba tan sólo un día y no nos íbamos a quedar en casa. La nieve hizo acto de presencia durante todo el día, mientras que en La Haya apenas había una delgada capa de escarcha (y Facebook se llenaba de fotos de la susodicha escarcha). En fin, vamos allá. Sigue leyendo

Berlín (II)

Seguimos con Berlín. De momento nos había gustado mucho, pero todavía no habíamos visto algunas partes imprescindibles de la ciudad. Seguiría haciendo mucho frío, pero no había nada que no pudiera pararnos con dos pares de calcetines, cuatro o cinco capas y un buen gorro (y entrando en una tienda con calefacción cada media hora).

Sigamos por dónde lo dejamos la última vez…

Sigue leyendo

Berlín (I)

También conocido como el primer viaje como Dios manda de la Erasmus. ¿Berlín, en invierno? Pues sí. Los erasmus no entienden de masoquismos, y menos cuando los billetes se quedan en 80€ (originalmente eran 50 euros, consecuencias de dejarlo todo para última hora. Gracias igualmente, Easyjet). Éramos un grupo de 13 personas, jóvenes e inexpertas, y en cuatro días teníamos que conocer Berlín mejor que el alemán medio. Fue una aventura memorable, y al mismo tiempo, una experiencia que curtió nuestro cuerpo y nuestra mente hasta límites jamás sospechados. O en otras palabras, que hizo un frío qué pa qué.

Sin más dilación, comencemos la crónica del viaje.

Sigue leyendo

Colonia (Köln)

Y aquí va el segundo viaje con mis padres. En esta ocasión, tocó cruzar una frontera distinta: la alemana. En unas dos horas y media llegamos a Colonia, ciudad de la que realmente no sabía nada antes. A decir verdad, tras el viaje tampoco puedo decir mucho de la ciudad, pero realmente es un sitio muy pintoresco. A mí me gustó bastante (y que hiciera calor quizás tenga algo que ver).

Para empezar, está situado al lado del río Rin, el cual es gigantesco. Es una ciudad con un centro plagado de tiendas: literalmente todas las tiendas de la calle principal están llenas de tiendas de ropa (y por lo general de marca cara), restaurantes de comida rápida, centros comerciales y demás. También, como hacía buen día, te cruzabas con bastantes puestos callejeros, gente cantando o tocando instrumentos varios.

Sigue leyendo