Rotterdam (I)

No todo va a ser La Haya y Amsterdam. Teniendo en cuenta que son las ciudades más grandes de Holanda (tercera y primera, respectivamente), era de esperar que tarde o temprano fuéramos a la segunda: Rotterdam.

Cogiendo el tren para Delft, Rotterdam es la siguiente parada, y en unos veinticinco minutos/media hora ya has llegado. Rotterdam es una ciudad que tras la II Guerra Mundial se quedó reducida a unos pocos edificios porque todos los demás se derrumbaron por los bombardeos. Dicho esto, es de suponer que Rotterdam esté plagado de altos y modernos rascacielos, urbanizaciones, parques gigantes y demás. Es una ciudad excesivamente moderna, o en otras palabras, no tiene ningún atractivo turístico (bueno, quizás el puerto, pero estaba lejos del centro de la ciudad; así que para la siguiente). Por cosas como ésta, (y que por ejemplo no tiene vida urbana, ni en el centro, en pleno fin de semana), se ha ganado el mote de Boringdam (en español no queda tan comercial, seamos realistas).

Sigue leyendo

Anuncios