Budapest (I)

Aquí llega el segundo viaje de la Erasmus. Tras Berlín, decidimos ir todavía más al este para llegar hasta Hungría, dónde tendríamos 5 días para ver lo máximo posible de Budapest. Nos esperaba una tierra con un idioma extraño (a la vuelta sólo sabíamos decir el nombre de nuestra calle y poco más), una moneda extraña y un clima invernal (al final hizo menos frío que en La Haya durante esos días). Vamos allá.

Buda4

Sigue leyendo

Maastricht, ¡qué hermosa eres!

Maas1

Le toca a Maastricht. Después de los incidentes de Eindhoven, pensamos que íbamos a llegar por fin. Pero no, puesto que estaban mejorando las vías, lo cual se tradujo en tomar un tren hasta Weert, donde tuvimos que subirnos a un bus que nos llevó a Sittard. De allí fuimos en tren otra vez hasta Maastricht. Tras este trayecto tan largo, llegamos a la ciudad cansados y un tanto hartos. Así que Maastricht tenía que ser algo digno de ver para que se nos pasara el cabreo. Y lo fue.

Sigue leyendo

Eindhoven

Eindhoven es una ciudad a la que llegué por accidente. Tal cual. Nos dirigíamos a Maastricht, pero el viaje (que ya de por sí dura unas dos horas largas) estuvo lleno de dificultades. Si bien no es complicado llegar allí (tren hasta Eindhoven y luego otro hasta Maastricht), tuvimos bastante mala suerte.

Cuando llegamos a Eindhoven, descubrimos que los trenes a Maastricht estaban cancelados porque había un árbol en medio de la vía y tenían que retirarlo (obviamente). Lo cual supuso una hora para explorar la ciudad de Eindhoven. Algo así como un Eindhoven express, pero salido de la nada. En términos generales, Eindhoven no nos gustó demasiado. Lo sentimos.

Sigue leyendo