¡Croquetas!

Esta entrada va a ser breve, muy breve. Simplemente decir que hace como una semana o así mis padres vinieron a verme y mi madre me dejó hechos dos tuppers llenos de croquetas listas para freír (algo así como la felicidad envasada). Y bueno, pensé que para una vez que comíamos comida casera de verdad (y no de supervivencia), tenía que escribir una entrada. Y que las croquetas de mi madre también lo valen (firmemente asegurado por todos los comensales).

Sigue leyendo