Maastricht, ¡qué hermosa eres!

Maas1

Le toca a Maastricht. Después de los incidentes de Eindhoven, pensamos que íbamos a llegar por fin. Pero no, puesto que estaban mejorando las vías, lo cual se tradujo en tomar un tren hasta Weert, donde tuvimos que subirnos a un bus que nos llevó a Sittard. De allí fuimos en tren otra vez hasta Maastricht. Tras este trayecto tan largo, llegamos a la ciudad cansados y un tanto hartos. Así que Maastricht tenía que ser algo digno de ver para que se nos pasara el cabreo. Y lo fue.

Sigue leyendo