Papeles y más papeles (III)

La vida trascurre en ciclos. Y este blog, como fiel representación de mi la vida, pues también. Tal y como comenzó, ahora hablamos de papeleos y trámites administrativos. Es aburrido con ganas, lo sé, lo admito, pero el blog empezó explicando todo el papeleo obligatorio para irte de Erasmus, y creo que es justo (y necesario) aclarar los pasos que quedan para finalizar el proceso de una vez por todas.

Esta decisión se debe a que este tipo de entradas, por muy aburridas que sean, se llevan un buen porcentaje de visitas. ‘Buscando casa en La Haya‘ es regularmente visitada, y durante mi Erasmus me confirmaron que había sido de cierta ayuda (y yo bien orgulloso, eh). Así que nada, veamos qué tenemos que hacer para dejarlo todo bien cerrado.

AVISO: esta serie de pasos son útiles si estás estudiando en la Universidad Complutense de Madrid. No puedo garantizar que el proceso en tu facultad sea el mismo, ni siquiera parecido. Pero supongo que a rasgos generales, no va a suponer grandes cambios.

  • El dichoso Learning Agreement. Es un papelito esencial con dos columnas: en una escribiremos las asignaturas que cursaremos en el extranjero; y en la otra, las asignaturas que cursaríamos de estar todavía en nuestro país. Sirve para explicarle a nuestra Oficina Erasmus qué asignaturas vamos a convalidar y por cuáles. Al final, todas las asignaturas deben sumar 30 o 60 créditos ECTS, y te puedes pasar, pero es aconsejable que no te falten.

Cuando llegué a La Haya, tenía una versión del Learning Agreement firmada y aceptada por mi universidad (porque no van a dejar que convalides cualquier asignatura, así que no esperes quitarte Derecho por Teatro). Y en cada term (y había cuatro) tuve que retocarlo una y otra vez, porque las asignaturas que quería se llenaban muy pronto y tenía que registrarme en otras no planteadas en un primer momento. De mi primer Learning al último han habido (al menos) cinco versiones.

Aunque tu facultad te da unos plazos muy claros de hasta cuándo puedes enviar el Learning definitivo, si les explicas la situación de tu universidad de acogida lo comprenderán. O eso espero. Al terminar tu Erasmus, deberás entregar tu amado Learning Agreement en tu Oficina Erasmus cumplimentado y firmado por las dos universidades.

*********

  • El Certificado de Salida. Nada más empezar las clases, tu Coordinador Erasmus te firmará el Certificado de Llegada, que tienes que enviar de vuelta a España lo antes posible si quieres recibir algo de tu beca antes de que acabe el curso. Antes de volver, tendrás que hacer lo propio con el Certificado de Salida, igualmente firmado por tu Coordinador Erasmus. Asegúrate de que entre la fecha que escribiste en el Certificado de Llegada y la que está firmando tu coordinador en el de Salida han pasado al menos los meses reglamentarios (es decir, si tu estancia dura oficialmente 6 meses, escribe que te has quedado al menos seis meses, porque si no llegas también vas a tener problemas para recibir dinerito. Lo mejor es pasarte y ahorrarte preocupaciones varias).

En el caso de la Complutense, tienes que enviar el certificado por fax a la Oficina de Relaciones Internacionales (en Moncloa) y a su vez entregárselo en mano. De esta forma, recibiremos el pago final de nuestra modesta beca Erasmus.

*********

  • Las notas finales. Da igual que hayas terminado los exámenes en Semana Santa. Las universidades de acogida no empezarán a enviar las notas oficiales hasta verano (o más bien la vuelta de vacaciones en el caso de De Haagse Hogeschool). Da igual que les ruegues que te envíen una copia, la Complutense no las aceptará (totalmente lógico por otro lado, porque a día de hoy falsificar un pdf no es nada complicado y hala, todo aprobado).

Necesitas que la universidad de acogida envíe por correo ordinario una copia de tus notas sí o sí. Recomiendo encarecidamente ‘meterles prisa’, porque en ocasiones se te va a acabar el plazo de matrícula y necesitas saber si has aprobado todo, o necesitas justificar tus notas para pedir una beca, o yo que sé. Hazte a la idea de que o bien les das la tabarra hasta que cuelguen una foto tuya en la puerta y le lancen dardos, o no sabrás tus notas hasta ya bien entrado Octubre. Tú verás.

*********

  • DUWO.

Oh, Duwo. DUWO, DUWO, DUWO. Qué recuerdos. Teniendo en cuenta todos los trámites que tuvimos que llevar a cabo para poder decir ‘esta habitación es mía, por fin, de verdad de la buena‘, los trámites que tenemos que hacer para irnos son casi una nimiedad. Un par de meses antes de que tu contrato se acabe, vendrá un maravilloso inspector de DUWO para comprobar que todo está en una condición aceptable y que no has vendido los muebles para comprar crack en el mercado negro (en otras palabras, que limpies tu habitación).

Una vez has pasado todo el día quitando el polvo y dejando el baño como los chorros del oro, el Inspector de DUWO (sí, sí, con mayúscula) entra a tu cuarto, te da los buenos días, echa un vistazo general, critica todos los desperfectos que encuentra, y se va. Cinco minutos que no compensan de ninguna manera una tarde de envenenamiento por vapores de Cillit Bang, pero al menos puedes irte a la cama pensando que tu madre estaría orgullosa de ver tu cuarto así tan ordenado.

A cambio, te llevas un papelito en el que se explican los desperfectos que se han encontrado durante la revisión (en un maravilloso holandés, por cierto). Cuando entregues tus llaves a DUWO (situación de alto riesgo, ya hablé de ello en su momento), también debes entregar este folio azulado para recibir tu depósito de vuelta. Bueno, siempre y cuando lo quieras recibir en mano inmediatamente. Si no, DUWO te reembolsará el porcentaje del depósito que crea conveniente a tu cuenta bancaria en unas cuatro semanas (porque claro, ellos deciden si te mereces todo el depósito o no).

Sin-título-1

♥♥♥ DUWO ♥♥♥

Una vez recibido un cheque de su parte, lo canjeamos en la estación de crédito de la estación de tren y hala, ya somos un poquito más ricos. Por cierto, tras la inspección, DUWO no volverá a investigar sobre el estado de tu habitación, así que si se produce algún altercado, no se van a enterar. Y es que dos meses de antelación son mucho tiempo… y más si se trata de estancias Erasmus dando sus últimos coletazos.

*********

Esto es, si no me equivoco, todo de lo que te tendrás que preocupar cuando tu estancia Erasmus llegue a su fin y no sepas muy bien qué papeleo te queda por dejar atado. De nuevo, debo decir que éstos son los procedimientos habituales si estudias en la excelentísima Universidad Complutense de Madrid y te has alojado en DUWO. De todos modos, si en tu universidad / facultad debes hacer trámites adicionales, no dudes en contármelos, especialmente si son extravagantes o suelen salir mal. Yo te escucho. O te leo, más bien. ¡Hasta la próxima!

Anuncios

2 pensamientos en “Papeles y más papeles (III)

  1. Hola! Una cosa que me ha llamado la atención de la página de DUWO, ¿He entendido mal, o el contrato es de un año entero aunque te vayas 9 meses?

    • Me temo que sí. Menos una semana que se reserva DUWO para limpiar y arreglar lo que sea, el contrato dura casi un año entero.

      Aunque la Erasmus sea de 9 meses, el contrato va aparte, y para asegurarse de que aunque te vayas ellos sigan rentabilizando la habitación, en el pago inicial te incluyen los meses de Julio y Agosto. Al menos cuando me tocó a mí.

      Un saludo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s