La Haya se transforma en…

La Haya está que no para últimamente. Si algo me asombra de la cultura holandesa es lo mucho que les gusta organizar eventos y actividades: conciertos al aire libre, festivales, mercadillos… cuando menos te lo esperas. La ciudad se ha animado con el verano (bueno, con su equivalente holandés de 15 grados y lluvias ocasionales), y cada día aparecen folletos o eventos en Facebook con cosas por hacer, lo cuál se agradece; ya que tras haber hecho todos mis exámenes, ahora dispongo de una cantidad ridículamente exorbitante de tiempo libre.

Aquí van tres diferentes iniciativas que han llamado mi atención, pero obviamente, no son las únicas. Por sí solas no pueden llenar una entrada, así que las junto en un pack de tres, como los pimientos en el súper. ¡Vamos allá!

La Haya se ha transformado en…

1) una pasarela

image

La Shopping Night Den Haag lo parte. En general, las tiendas en los Países Bajos cierran hasta las seis de la tarde (salvo honrosas excepciones), pero los jueves por la tarde tiene lugar la Koopavond (Noche de compras), dónde los horarios de apertura se vuelven españoles y alcanzan las nueve de la noche. Sin embargo, para la Shopping Night iban a tirar la casa por la ventana y todas las tiendas se habían propuesto cerrar a las 12 de la noche. Durante una sola noche al año, pero igualmente.

Para conseguir una participación masiva en el evento, las tiendas sabían lo que queríamos: rebajas. Por todos lados (entiéndase que muchas cosas igualan su precio a su equivalente español) leías los cartelitos de SALE, y debo decir que no me esperaba una respuesta tan exagerada de los holandeses. Todas las tiendas llenas, gente probándose ropa como loca, incluso peleando (de forma muy educada, eso sí) por unas gafas de sol… vamos, que parece que no compran ropa durante todo el año para pulirse el sueldo esa noche en ropa nueva y lucirla en Torremolinos de vacaciones.

image

Lo de la moda no acababa ahí. En medio de Grotemarktstraat (calle comercial del centro) habían montado unos podios-pasarelas raros dónde supongo que desfilaron algunas modelos. Digo supongo porque no vi ningún desfile, pero no le encuentro otro uso a tan divertidas construcciones. Supongo que como no asistí al desfile, me he perdido todas las tendencias en moda holandesa para la siguiente temporada.

Más cosas curiosas: una óptica del centro demostró ser la más cool de la ciudad repartiendo Margaritas gratis (el cóctel, no la flor) en su entrada, mientras que el H&M había puesto a dos DJ’s pinchando chunda-chunda de alta categoría. Igualito que el Bershka pero con ropa sueca, así que mucho más molón. Y por último, regalaban revistas de moda tales como Grazia. Muy útiles si eres extranjero y tus nociones de neerlandés se reducen a pedir una talla más grande de pantalón o saberte las partes del cuerpo. Pero igualmente, se agradece. Cualquier cosa gratuita en los Países Bajos es digna de mención, y de admiración.

image

2) una alfombra roja

El 21 de Junio los Reyes de los Países Bajos (también conocidos como Guillermo Alejandro y Máxima) hicieron una visita a La Haya. Teniendo en cuenta que una de las etapas de su paseo por la ciudad me quedaba muy cerca de casa, pues nada, me enfundé un chubasquero de alta calidad y salí a la calle, dispuesto a darlo todo como un holandés de pro. Debo decir que los neerlandeses se vuelcan muchísimo con su familia real, y acudieron en masa a recibirlos.

Foto de altísima calidad.

Foto de altísima calidad.

Los monarcas dieron un paseo por la ciudad en canal, se bajaron de la barca, saludaron a unas cuantas personas y se montaron en un coche para seguir saludando. Bueno, pues en ese pequeño paseo entre la barca y el coche, supuestamente iban a saludarme. Pero no. ¿Por qué, Guillermo, por qué? Sólo miraban a un lado de la calle. No es que me haya quedado un trauma y ahora sólo pueda llevar ropa de color naranja, pero oye, hubiera estado bien. Por cierto, se oían muchos más “¡Máxima!” que “¡Willem!“: aquí cada uno tiene su favorito, como con los Reyes Magos o las Spice Girls.

3) un jardín colectivo

imageCerca del barrio chino se pueden encontrar estos pequeños huertos, en medio de la acera. Con la llegada del buen tiempo, la asociación Lusthof Den Haag anima a todo aquel que lo desee a plantar algo en unas macetas gigantes que han repartido por el barrio. Y la verdad, les ha salido bien la jugada: todas las macetas están llenas de flores y pequeñas plantas de las que tarde o temprano crecerán distintos vegetales.

image

Cotilleando su Facebook, resulta que este tipo de actividades las orientan hacia los niños, y montaron otro ‘huerto colectivo‘ hace poco para la visita de los reyes a La Haya, con la intención de concienciar acerca de un modo de vida más saludable y cercano a la naturaleza. Y esto último me lo acabo de inventar porque mis conocimientos de neerlandés no llegan a tanto. Pero ha quedado muy bonito, ¿verdad? Personalmente les deseo mucha suerte con esta pequeña aventura vegetal. Respecto a las plantas, tendrán toda el agua del mundo, aunque no sé si recibirán sol suficiente.

image

 

 

PS. Necesitaba compartir la siguiente foto con el mundo.

image

La próxima vez que te hablen de hipsters, piensa en bragas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s