Las Crónicas de DUWO: Poli bueno, poli malo

Ya han pasado varios meses desde que puse el pie por primera vez en lo que sería mi residencia durante esta Erasmus. Sé que tengo pendiente hablar de DUWO, la maravillosa agencia inmobiliaria dedicada en cuerpo y alma a ofrecer residencias de calidad a estudiantes extranjeros que sólo van a vivir en los Países Bajos durante un semestre o dos. Aunque sé que para mucha gente esto ya es inútil (porque a estas alturas ya habréis contratado con DUWO o no), aquí van una serie de experiencias, tanto mías como de otra gente, con esa empresa que tanto nos gusta.

Cronicasduwo

DUWO es una empresa que despierta tanto amor como odio en las mentes de todos aquellos que hemos recurrido a ella en momentos de desesperación ‘y-yo-ahora-dónde-duermo-en-Holanda’. Voy a intentar ser lo más imparcial posible, intentando contar cosas positivas y negativas sobre la empresa. No creo que lo consiga.

* * * * * * * * * * *

DUWO es BIEN nº1: te permite encontrar sin apenas esfuerzo una habitación en Holanda, con una serie de servicios mínimos garantizados (agua, luz, gas, Internet) sin estar demasiado lejos del centro de la ciudad. Los precios son un poco caros (especialmente si no compartes con nadie), pero siempre tienes la seguridad de que no va a cambiar el precio del contrato, o de que vayan a cortarte la luz y el agua, etc.

DUWO es MAL nº1: Como buenos holandeses, son muy respetuosos con los plazos, y en general son muy estrictos con ellos. Sin embargo, esta eficacia para cumplir con las fechas límites no suele ser correspondida. Es decir, ellos tienen unos plazos determinados para que te registres, para que elijas residencia, para pagar las primeras mensualidades y el depósito, etc. Sin embargo, hasta las dos semanas anteriores al comienzo de tu estancia, no tienes asegurada la habitación al 100% (aunque, seamos justos, una vez has pagado los gastos administrativos, el depósito y los dos primeros meses; ya hay que tener narices para negártela).

El nuevo logo de DUWO. En tamaño ‘para llevar’.

DUWO es BIEN nº2: No es que tengan el mejor estilo decorativo del mundo, pero todas las habitaciones vienen amuebladas con lo necesario (entiéndase cama, mesas, sillas, armario, papeleras, estanterías) para poder vivir sin demasiadas complicaciones. Si bien no se exceden demasiado con el mobiliario, es un pequeño gasto que te ahorras en los primeros meses, cuándo es sabido que los gastos son interminables. Si eres fan de IKEA tu habitación será tu templo. Además, en tu habitación hay sábanas, edredones y un DUWO Kitchen Set con un wok, cubiertos, trapos y demás utensilios básicos. De nuevo, la cutre-calidad salta a la vista, pero menos da una piedra (y sinceramente, se agradece no tener que buscarlo).

DUWO es MAL nº2: si pasa algo, prepárate para ser muy pesado. MUY MUY MUY pesado. Si algo se estropea o no funciona correctamente, puedes llamar. Puedes ir a la oficina, y puedes contarles tu vida. La respuesta general será probablemente que un encargado se ocupará de ello. El problema es que algunas cosas no pueden esperar demasiado (como una gotera o que la calefacción no te funcione bien en pleno diciembre), y el encargado llegará (si es que llega) en una semana o dos. Así que tendrás que ir allí una y otra vez, hasta que te aburras de ver sus caras. Para que os hagáis una idea: el telefonillo tardó unos tres meses y pico en volver a funcionar.

DUWO es BIEN nº3: al principio de tu estancia, estás obligado a rellenar un Inventario con todo lo que tiene tu cuarto y, si falta algo, DUWO te lo proveerá en pocos días. Curiosamente, en eso no tardan casi nada. Sé que manejan muchas habitaciones y que debe ser agotador ocuparse de todas ellas, pero no me creo que sólo tengan un encargado (bueno, quien sabe). En mi caso, mi estantería tardó como una semana en llegar, por sorpresa. También se han dado casos de nuevos colchones o fogones.

Mi estantería, a principios de curso. Qué vacía estaba.

DUWO es MAL nº3: su forma de alquiler es un tanto excesiva. Si bien puedo comprender que una vez hayas iniciado el contrato ya no puedas cancelarlo (no van a quedarse con habitaciones libres a la mitad del semestre), te obligan a pagar meses de alquiler innecesarios. Mientras que las clases empiezan a mitad de Septiembre y acaban a finales de Junio, tienes que pagar sí o sí el final de Agosto, Julio y hasta el 8 de Julio del año siguiente. Es un mes que realmente vas a pasar en La Haya de veraneo, porque en lo académico ya no tienes nada que hacer. Puedes dejar el piso antes de tiempo sí, pero vas a pagar esos meses de alquiler igual.

* * * * * * * * * * * * * * * * * *

Más entregas por venir. Con la siguiente regalo el archivador de la colección.

Anuncios

Un pensamiento en “Las Crónicas de DUWO: Poli bueno, poli malo

  1. Pingback: Las Crónicas de DUWO: ¿Dónde están las llaves? | Una barba en La Haya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s