Den Bosch (Bolduque)

¡Hola hola! Tenía en mi poder una Dagkaart (un billete de tren que me permitía viajar todas las veces que quisiera a dónde quisiera durante un día) y no sabía muy bien cómo aprovecharlo. Se me ocurrió finalmente ir a Den Bosch, un destino al que tenía ganas desde hace algún tiempo. Lo que comenzó como una excursión normal y corriente acabó en un día “de aventuras” en el que visité tres ciudades distintas de los Países Bajos. Así que nada, vamos con la primera ciudad: Den Bosch, aunque Wikipedia la llame Bolduque (me niego a utilizar este nombre).

bosch1

Den Bosch se encuentra como a una hora y media de La Haya y se puede ver en unas dos horas tranquilamente. La página web de turismo de los Países Bajos la describe como “la ciudad más acogedora de Holanda” y debo decir que algo de razón tienen. Mi opinión es bastante subjetiva: llegué un día muy soleado (y pseudo-caluroso) y en sábado, así que en la plaza central me encontré un mercadillo de comida y bebida y las terrazas llenas de gente que, en plan girasol, se iban moviendo para recibir la mayor cantidad de Vitamina D posible.

Se nota que fui poco después del Día de la Reina, ¿verdad?

Se nota que fui poco después del Día de la Reina, ¿verdad?

Según la Oficina de Turismo de Den Bosch, la ciudad es famosa por los canales que discurren bajo los edificios (no lo veo yo muy seguro para los cimientos) y por ser la ciudad de nacimiento del pintor El Bosco (que supongo que es una mejor traducción que Bolduque). Para ver lo de los canales en su máxima expresión hay que contratar un tour en barco (y obviamente no lo hice) y para ver lo mínimo e imprescindible de la obra de El Bosco, hay que dirigirse a un centro artístico situado en una iglesia. Tampoco lo visité.

Bosch3

La zona central de Den Bosch no es demasiado grande, y consiste básicamente en varias plazas, el ayuntamiento de rigor, un par de iglesias, etc. Sin embargo, a pesar de que esta zona central es muy bonita, lo realmente “encantador” de Den Bosch son las callejuelas que se salen de las calles centrales y que te llevan a zonas medio residenciales medio recreativas. Así acabas encontrando parques, nuevos canales o incluso una sinagoga, ahí en medio de una urbanización.

Sirva esta foto de ejemplo.

Sirva esta foto de ejemplo.

El viaje a Den Bosch estuvo lleno de curiosidades: para empezar, cuando entré a la catedral de allí a verla por dentro (Catedral de San Juan o Sint-Janskathedraal, como gustes), me encontré sin comerlo ni beberlo con una boda. Cuando quise salir de la catedral, salí con todos los invitados. Aunque el cura no me quiso saludar, supongo que tendría demasiada pinta de guiri. Durante un cuarto de hora, estuvieras donde estuvieras, podías escuchar campanadas de celebración.

"Vive ahora".

“Vive ahora”.

También, en la calle central, un par de hombres estuvieron hablando conmigo durante un rato para convencerme de que fuera a una de sus reuniones religiosas. Pertenecían al grupo religioso La Puerta (“De Deur”) y bueno, digamos que tenía mejores cosas que hacer, como ver la ciudad. Lo digo con todo el respeto, eh. Que cada uno crea en lo que quiera. También me dieron un panfleto con toda la información necesaria pero ya no tengo ni idea de dónde está.

En El Corte Inglés es primavera desde Febrero. Aquí desde mediados de Abril más o menos.

En El Corte Inglés es primavera desde Febrero. Aquí desde mediados de Abril más o menos.

La catedral en cuestión.

La catedral en cuestión.

Recomiendo encarecidamente dirigirse a la Oficina de Turismo. Allí puedes enterarte de los horarios de los tours guiados o pedir un mapa y hacerlo por tu cuenta. En ambos casos, es fácil comprobar que llega un momento en el que no hay mucho más que ver a no ser que te hagas amigo de alguien y te invite a alguna fiesta. Los alrededores del centro están rodeados de carreteras y bosques y siguiendo una carretera circular (al más puro estilo M-30) puedes explorar las afueras sin alejarte demasiado de la estación de tren.

El bollo típico: Bosche Bol. Un bollo de hojaldre relleno de nata y cubierto de chocolate. Colesterol, ven a mí.

El bollo típico: Bosche Bol. Un bollo de hojaldre relleno de nata y cubierto de chocolate. Colesterol, ven a mí.

A muy grandes rasgos, esto es todo sobre Den Bosch. Muy bonito. Mi siguiente destino iba a ser una parada intermedia entre Utrecht y Den Bosch, pero como me pasé de parada, decidí esperar hasta Utrecht y coger el primer tren. Tenía que aprovechar la luz solar todo lo posible (por aquellas fechas se hacía de noche a las 9 y no llovía todo el rato) y amortizar la Dagkaart. Así que nada, hasta la próxima.

Para que no se diga, publico una foto de un canal bajo un edificio. Para que todos nos ahorremos el tour.

Para que no se diga, publico una foto de un canal bajo un edificio. Para que todos nos ahorremos el tour.

Anuncios

Un pensamiento en “Den Bosch (Bolduque)

  1. Pingback: Amersfoort | Una barba en La Haya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s