Remember nº9: Festival Holi en La Haya

Según la mitología hinduista, un rey muy arrogante despreció a Visnú y obligó a su hijo (que seguía adorándolo) a morir en la hoguera sentado en el regazo de su hermana, protegida por un manto ignífugo. Sin embargo, Visnú premió su fidelidad salvándole de las llamas, dejando que su hermana ardiera y asesinando al rey arrogante. Y esta historia sirve de justificación para celebrar el festival Holi, que celebra la llegada de la primavera. PS: Con esto Telecinco te hubiera hecho un culebrón de 250 episodios.

Holi2

La Haya presenta una enorme comunidad hindú y por lo tanto celebra este festival, que aunque en la versión original incluye fogatas (algo así como una noche de San Juan), aquí se redujo a la parte más inofensiva (y divertida, confesemos) del festival: lanzar polvo de colores a todo lo que se mueva (tranquilos, es talco con colorante).

Por el módico precio de un euro puedes adquirir una botellita de polvo sagrado del color que quieras (por lo general azul, rojo, rosa, amarillo, morado, verde o blanco) y ya está, preparado para la diversión. Si bien el polvo se va con una ducha/lavadora, es aconsejable no llevar ropa “de calidad” sino ropa cómoda para pasárselo bien y hacer el canelo hasta que se te acaben las ganas. Aconsejable quitarse el abrigo.

Peña por todos los lados.

Peña por todos los lados.

Yo llegué a una hora de que se acabase el festival (porque tenía mi último examen justo esa tarde, gracias De Jaagse Jogueskul) pero bueno, lo importante es participar. Básicamente La Haya cede una explanada entera para que todo aquel que quiera baile, cante y eche polvos a mansalva (seamos realistas, alguien tenía que hacer ese chiste). También había un escenario donde un grupo cantaba las canciones típicas del festival en un perfecto hindi (y regalaba sus cd’s).

Una de las canciones decía "Tengo-tengo-tengo-tengo-tengooo a Holi. En casaaa". Temazo.

Una de las canciones decía “Tengo-tengo-tengo-tengo-tengooo a Holi. En casaaa”. Temazo. (Letra provisional).

Nosotros estábamos muy emocionados con el festival este, pero desde luego la comunidad hindú se lo pasaba aún mejor: lanzaban polvo de colores sin parar, bailaban contigo, cantaban a pleno pulmón y en general estaban todos de buen humor (aunque siempre estuviera el graciosillo que te estampaba la mano llena de polvo contra la cara y la restregaba porque “estabas muy blanco”). Sin embargo, una buena parte de los que se encontraban allí celebrando y bailando eran estudiantes extranjeros, que como todo el mundo sabe, nos apuntamos a cualquier bombardeo.

image

Cutrefoto de mi móvil del bote de tintura en cuestión. Azul Shiva.

Y bueno, esto es todo. Entrada breve para un acontecimiento de aproximadamente una hora y media. Es literalmente inestirable. Así que nada, feliz primavera (que en La Haya aún está asentándose).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s