Amberes (Antwerpen)

Que no se diga que el blog ha muerto. A finales de Febrero, nuestra querida Haagse Hogeschool nos dio una semana de vacaciones, también conocida como el “Spring Break” (sin duda una broma de mal gusto, porque lo de primavera es aún discutible). Esta semana sirve principalmente para a) adelantar todo el trabajo atrasado, b) irte de viaje, c) vaguear y no hacer nada productivo. Nosotros queríamos irnos por ahí a ver mundo, pero estando nuestras cuentas bancarias tan vacías, teníamos que buscar una solución low-cost. Así que ésta es la crónica de cómo por fin visité los tres fantásticos restantes de Bélgica. Y el viaje comenzó por la ciudad más cercana a Holanda, Amberes (también conocida como Antwerpen). Vamo’allá.

Amberes8

No fue fácil llegar a Bélgica. Cogiendo el tren a primera hora de la mañana, el recorrido planeado era pasar una hora y pico en el tren para llegar a Roosendaal y cruzar la frontera hasta Amberes. El tren se averió en Dordrecht y, tras coger un bus que nos llevó al medio de la nada (y resguardarnos luego del frío durante 40 minutos dentro de un ascensor), cogimos otro tren hasta Roosendaal. Como (obviamente) llegamos con retraso, el tren hacia Amberes se había ido ya y nos tocaba esperar una hora hasta el siguiente. De Roosendaal sólo decir que debe ser la ciudad más fea de todos los Países Bajos. Finalmente llegamos a Amberes dos horas y pico más tarde de lo previsto. Puntualidad holandesa.

Antwerpen Centraal.

Antwerpen Centraal.

A pesar de todo, Amberes no está nada mal. Si bien no fue un día resplandeciente, no hacía un frío excesivo y no llovía, por lo que pudimos pasear por la ciudad sin problemas. Desde la estación, Amberes es básicamente una gran calle central llena de tiendas carísimas y muy cools como la Disney Store o Urban Outfitters (fuera de presupuesto para una beca Erasmus, de todos modos), que tarde o temprano llega a la iglesia / catedral y finalmente a la plaza central y el ayuntamiento.

Mobistar: Kompartida, la bida es más.

Mobistar: Kompartida, la bida es más.

Si tienes problemas, Amberes te echa una mano. Literalmente.

Si tienes problemas, Amberes te echa una mano. Literalmente.

Según la leyenda, en el río Schelde habitaba un gigante llamado Druoon Antigoon. Éste cobraba un peaje a todos los barcos que quisieran pasar y, si se negaban, le cortaba la mano a los capitanes. Un buen día un centurión romano se hartó de este chantaje emocional y le cortó a la mano al gigante, lanzándola al río después. De este acto de valentía y ganas de hacer un sin-pagar surge el nombre de Amberes: Ant (mano) + Werpen (lanzar). El centurión, llamado Silvio Brabado, tiene su propia estatua en la Plaza Mayor de Amberes. Y hasta aquí la sección Wikipedia.

Amberes4

Hacer fotos a catedrales se ha pasado de moda. Aquí, una estatua situada en la pared de la catedral de Amberes, dedicada al arquitecto que la construyó.

Hacer fotos a catedrales se ha pasado de moda. Aquí, una estatua situada en la pared de la catedral de Amberes, dedicada al arquitecto que la construyó.

Si se sigue hacia el norte nos encontramos con un río (supongo que el Schelde) y el castillo de Amberes. No sé muy bien si era visitable o no, aunque se puede entrar hasta el mirador, dónde se puede ver el río en su totalidad. Y tras llegar aquí, realmente se puede decir que lo has visto casi todo de Amberes si es tu primera visita y tienes prisa. Como Amberes no era la única ciudad planeada para el día, volvimos raudos hacia la estación para tomar el siguiente tren.

Estatua a la entrada del castillo de Amberes. Cada uno que piense lo que quiera...

Estatua a la entrada del castillo de Amberes. Cada uno que piense lo que quiera…

Bélgica, el país del chocolate. Pero los de Mondrian son holandeses, no me engañáis.

Bélgica, el país del chocolate. Pero los de Mondrian son holandeses, no me engañáis.

Y hasta aquí la crónica de Amberes. La ciudad nos había gustado, pero las horas de luz se nos agotaban y teníamos que seguir descubriendo Bélgica. Probablemente si el servicio de trenes de Holanda no hubiera tenido que averiarse justo ese día (supongo que serían celos de ir a visitar al vecino), habríamos visto la ciudad más tranquilamente. O quizás no. En todo caso, merece la pena.

Foto artística de la estación de Amberes.

Foto artística de la estación de Amberes.

¡Hasta la siguiente!

 

Anuncios

2 pensamientos en “Amberes (Antwerpen)

  1. Pingback: Gante (Gent) | Una barba en La Haya.

  2. Pingback: Bruselas (I) | Una barba en La Haya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s