Remember nº6: Año Nuevo Chino

Pues sin saberlo, llegó el Año Nuevo Chino a La Haya. Un par de días antes leí en Facebook que iba a haber un montón de movimiento en Chinatown (el lugar más propicio, vaya) y bueno, teniendo en cuenta que vivo a un canal de distancia (y que no tenía nada que hacer, yo y mi vida ocupada), decidí pasarme un rato a la hora de comer para ver que se cocía. Spoiler: en el Festival de la Luna hacía menos frío.

image

Sigue leyendo

Anuncios

Utrecht. Segunda Parte

Como el título indica claramente, ya había estado anteriormente en Utrecht. Sin embargo, debido al escaso tiempo que tuve para visitar la ciudad (digamos una hora y poco), me quedé con las ganas de ver más y así mejorar mi opinión sobre la ciudad. Así que un sábado, ni corto ni perezoso, cogí un tren para visitar a mi querida Laura, que se encuentra actualmente viviendo allí. Así que sí, aquí va la crónica de la segunda visita a la ciudad de Utrecht.

image

Sigue leyendo

Dordrecht

Volvíamos de Middelburg y aún era demasiado pronto como para volver a casa (recordemos que había que sacar el máximo partido a la Dagkaart). Y así, de esta forma tan aleatoria, acabamos visitando una ciudad que de otro modo no habría visitado (bueno, nunca digas nunca, pero no estaba en mi lista de prioridades). En esta ocasión hablo de Dordrecht, la ciudad más antigua de la región de Holanda, según Wikipedia.

Dordrecht1

Sigue leyendo

Middelburg, ciudad fantasma

Tenía en mi poder una Dagkaart y caducaba al día siguiente, así que había que usarla sí o sí. En pocas palabras, una Dagkaart es un billete que te permite ir a cualquier parte de Holanda en tren y realizar todos los viajes que quieras durante un día. Es, por tanto, algo enormemente práctico cuando quieres viajar a las zonas más alejadas de La Haya (Maastricht, Groningen, etc). En general tiene un precio de cuarenta y muchos euros, pero nuestra droguería favorita (también conocida como Kruidvat) los vendía a trece euros. Ni que decir tiene que compré cuatro.

Como para ese domingo se anunciaba lluvia, decidí irme al sur del país, con la esperanza de que la lluvia no estropeara mi domingo de turisteo. Así acabé en la capital de la provincia de Zelanda, Middelburg.

El título va en serio. La ciudad estaba desierta.

El título va en serio. La ciudad estaba desierta.

Sigue leyendo