Budapest (III)

Sí, es lo que hay. A mi también me hubiera gustado resumir Budapest en tan sólo dos entradas, pero no ha podido ser. Vimos tantas partes de la ciudad e hicimos tantas cosas en esos días que me pareció casi insultante embutirlo todo de mala manera. Así que nada, aquí llega el apoteósico broche de la trilogía de Budapest.

Buda10

Día 4: Buda (continuación)

Buda aún nos reservaba una última sorpresa: el Laberinto del Castillo de Buda. Realmente no es más que ver el Laberinto y leer los distintos carteles que cuentan porqué se creó el laberinto y para que valía, acompañado de zonas donde maniquíes vestidos de época representan escenas de óperas varias (surrealismo máximo). Sin embargo, a partir de las seis de la tarde apagan las luces del laberinto y tienes que recorrerlo con la única ayuda de una lámpara de gas, con lo que la atracción gana muchísimos enteros. De esa forma, el precio de la entrada sí vale la pena.

El patio interior de nuestro apartamento.

El patio interior de nuestro apartamento.

Día 5: Vagueando entre aguas termales.

Ya lo habíamos visto casi todo, así que realmente no sabíamos que hacer. Finalmente, nos acercamos a la última atracción turística que nos quedaba por ver: la Plaza de los Héroes. Está llena de estatuas con los supuestos padres de la nación húngara, incluyendo líderes tribales. Es una plaza bonita, aunque un tanto alejada del centro.

Buda29

Buda30

Sin embargo, nuestro verdadero objetivo se encontraba tras la Plaza de los Héroes: los Balnearios Szechenyi. Budapest es conocida por sus balnearios y como no nos quedaba nada por hacer decidimos que pasar todo el día en uno era algo que necesitábamos urgentemente. Por el casi ridículo precio de 20€ compramos un ticket diario y nada, allí nos pasamos un buen rato. (Por cierto, la cafetería del balneario es un puesto de fritanga donde los platos y los cubiertos son de plástico, yo sólo lo digo).

Buda31

Meterse en una piscina con agua termal a 40 grados tras haber deambulado por el balneario en bañador a cero grados es una experiencia curiosa. El balneario en cuestión tiene un número considerable de piscinas, aunque las más espectaculares son obviamente las exteriores por el choque térmico y eso. Dentro, se pueden encontrar piscinas de diferentes temperaturas y saunas de diferentes tipos (yo tampoco sabía que había saunas con terapia de color o aromas).

Como se puede observar, el día no fue demasiado productivo, pero sin duda la visita al balneario la recomiendo encarecidamente. Es probablemente una de las cosas que hay que hacer si se visita Budapest y, estando en invierno, es algo que se agradece y disfruta aún más. Por cierto: el agua de las termas, que según dicen es curativo y beneficioso y radiactivo () y mágico y todo lo que quieras, huele un poco mal.

Buda32Tras ver anochecer desde las piscinas exteriores y comprobar que las piscinas iban cerrándose, volvimos a casa. Ya nos tocaba hacer las maletas, porque nuestro vuelo salía a las 6 de la mañana del día siguiente (Oh Wizzair, cómo te echábamos de menos).

Día 6: En el medio de la nada, esperando un bus.

Estatua de Imre Nagy

Estatua de Imre Nagy

Digamos que, tras coger un bus en medio de Budapest, acabamos en el medio de la nada. Dicho de otro modo, el bus que llevaba al aeropuerto salía desde el sitio donde los conductores de autobuses se toman algo entre línea y línea. Situado en un campo al lado de la autopista, no tiene ni un maldito sitio para resguardarse del frío. El tren que va al aeropuerto salía a las 3 y a las 4, así que cuando nuestro autobús llegó a y cinco nos resignamos a esperar como pudimos.

Nuestros últimos minutos en Budapest los pasamos en el aeropuerto, sentados en un banco del duty-free esperando a que se abriera nuestra puerta de embarque. Llegamos a Eindhoven a las 7 y algo de la mañana, pero como teníamos unas dos horas de vuelta, no me eché mi merecida siesta hasta eso de las 11. Y con eso se acabó definitivamente Budapest. Toda La Haya se hallaba cubierta de nieve y mi calefacción no funcionaba a plena potencia (un saludo a Duwo). Ya las siguientes entradas se centrarán en Holanda, este país que tanto nos gusta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s