Eindhoven

Eindhoven es una ciudad a la que llegué por accidente. Tal cual. Nos dirigíamos a Maastricht, pero el viaje (que ya de por sí dura unas dos horas largas) estuvo lleno de dificultades. Si bien no es complicado llegar allí (tren hasta Eindhoven y luego otro hasta Maastricht), tuvimos bastante mala suerte.

Cuando llegamos a Eindhoven, descubrimos que los trenes a Maastricht estaban cancelados porque había un árbol en medio de la vía y tenían que retirarlo (obviamente). Lo cual supuso una hora para explorar la ciudad de Eindhoven. Algo así como un Eindhoven express, pero salido de la nada. En términos generales, Eindhoven no nos gustó demasiado. Lo sentimos.

De Bijenkorf, algo así como El Corte Inglés a la holandesa.

De Bijenkorf, algo así como El Corte Inglés a la holandesa.

Entre otras cosas, porque fuimos en domingo y una gran parte de las tiendas y establecimientos estaban completamente cerrados. Tampoco es que nos atrajera mucho el hecho de que las calles estuvieran bastante desiertas y que en general lo más pintoresco de la ciudad (el estadio Philips donde juega el PSV) estaba lejos del centro. Y que no tiene nada, vamos.

Eind2

Este edificio tan cool es una tienda de ropa. Ropa cool, claro.

Este edificio tan cool es una tienda de ropa. Ropa cool, claro.

Al lado de un Media Markt que nadie diría que es un Media Markt (ironía) nos encontramos una estatua en forma de gota dónde había varias pantallas proyectando anuncios. Cuando nos quisimos hacer una foto allí, la mujer a la que le pedimos el favor acabó regalándonos un book fotográfico completo. Así que tenemos como unas 20 fotos con la gota, que parece ser una fuente inagotable de diversión. (Muchas gracias igualmente, simpática y anónima mujer catalana).

Eind4

Cartel encontrado en la pared de un bar restaurante mejicano. Cerrado, por supuesto.

Cartel encontrado en la pared de un bar restaurante mejicano. Cerrado, por supuesto.

Tras andar y andar, descubrimos el sitio con más marcha de Eindhoven un domingo por la mañana. Dónde los eindhoveses lo dan todo. El sitio que no puedes perderte. El sinónimo de fiestón sí o sí. Nada más y nada menos que… la iglesia.

Literalmente lo más concurrido de Eindhoven.

Literalmente lo más concurrido de Eindhoven.

Sí, estuvimos en la iglesia un rato porque era el sitio con más agitación de la ciudad. Dejando a un lado las misas en holandés (que suenan muy intimidantes), la iglesia de Eindhoven tiene en una especie de fosas subterráneas dónde se pueden observar esqueletos varios. Por si quieres añadir más emoción a tu visita.

Tras esta intensa hora de visita, volvimos a la estación y comprobamos con alivio cómo nuestro tren hacia Maastricht salía en unos diez minutos. Así emprendimos de nuevo el viaje hacia el sur, sin saber que tendríamos (aún) más contratiempos. El viaje nos tomó finalmente cuatro horas y algo, contando el rato pasado en Eindhoven.

Sobre Eindhoven, debo decir que ya he estado allí un par de veces (su aeropuerto es sinónimo de aerolíneas lowcost, qué le vamos a hacer) e incluso viendo otras zonas de la ciudad y el estadio de fútbol, sigo pensando que es una ciudad un tanto aburrida. Para acabar, nada como una foto Instagram de las ramas de los árboles tomada a alta velocidad desde el tren. Todo muy alternativo.

Eind7

Anuncios

2 pensamientos en “Eindhoven

  1. Pingback: Maastricht, ¡qué hermosa eres! | Una barba en La Haya.

  2. Pingback: Budapest (I) | Una barba en La Haya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s