Colonia (Köln)

Y aquí va el segundo viaje con mis padres. En esta ocasión, tocó cruzar una frontera distinta: la alemana. En unas dos horas y media llegamos a Colonia, ciudad de la que realmente no sabía nada antes. A decir verdad, tras el viaje tampoco puedo decir mucho de la ciudad, pero realmente es un sitio muy pintoresco. A mí me gustó bastante (y que hiciera calor quizás tenga algo que ver).

Para empezar, está situado al lado del río Rin, el cual es gigantesco. Es una ciudad con un centro plagado de tiendas: literalmente todas las tiendas de la calle principal están llenas de tiendas de ropa (y por lo general de marca cara), restaurantes de comida rápida, centros comerciales y demás. También, como hacía buen día, te cruzabas con bastantes puestos callejeros, gente cantando o tocando instrumentos varios.

Colonia1

Colonia, entre otras cosas, puede presumir de tener en su catedral “la tumba de los Reyes Magos” . Realmente no se puede saber si esto es verdad o no, porque lo único que llegas a ver es una especie de sarcófago enorme de oro en el altar, tras una reja metálica (para verlo decentemente tenías que pagar una visita guiada, así que tocaba conformarse con esta versión gratuita).

Colonia2

La susodicha tumba, desde la mejor perspectiva posible dadas las circunstancias.

La susodicha tumba, desde la mejor perspectiva posible dadas las circunstancias.

Tras la catedral, nos fuimos al centro de la ciudad. En general todo tiendas de ropa y restaurantes de comida rápida. En mi opinión, Colonia o bien no tiene demasiados atractivos turísticos, o no están muy cerca del centro (o directamente pasamos de ir a verlos, quién sabe). La calle estaba llena de gente, y me llamó la atención el hecho de que todas las tiendas cerraban a las 8 de la tarde aproximadamente (a ver si aprendes de tu vecina, Holanda; que pensaba que lo de cerrar antes se llevaba en toda Europa).

Colonia4

Colonia7

Colonia8

Colonia10

Por cierto: en mi afán de probar la comida típica de allí (y de paso conservar mi índice de masa corporal en unos límites saludables) me acerqué a uno de los puestos de comida ambulantes a pedir un berliner, algo así como un donut pero sin agujero en el medio. A cambio, está relleno de mermelada de fresa. No eran demasiado caros, así que al final acabé aprovechando la oferta y pidiendo dos. (Me hubiera comido otros dos, probablemente).

Colonia5

¿Qué por qué los venden en Colonia si se llaman berliners? Ni idea.

¿Qué por qué los venden en Colonia si se llaman berliners? Ni idea.

Tras comer y demás, seguimos paseando por el centro hasta ya entrada la tarde. Volviendo hacia el rio Rín (donde habíamos aparcado) había explanadas y parques para tumbarse y pasar el rato. También había una especie de fuente con bloques en el suelo para jugar con el agua (me hubiera gustado hacerle una foto, pero no sé si al padre de turno le hubiera gustado que un guiri le hiciera una foto a su hijo jugando en una fuente). Para compensar, tengo foto del río en sí y de uno de los gigantes puentes que lo atraviesan.

Colonia9Y hasta aquí la breve (y quizás insustancial) entrada sobre Colonia. ¡Hasta la próxima!

Anuncios

Un pensamiento en “Colonia (Köln)

  1. Pingback: Utrecht express | Una barba en La Haya.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s