Storm Surge Barrier (Maeslantkering)

Debido a la emocionante y obligatoria asignatura de Introducción a la Cultura y Sociedad Holandesas, todos los estudiantes Erasmus nos vemos forzados a realizar al menos dos excursiones a sitios característicos o peculiares de Holanda. En este caso, la entrada trata sobre la segunda (y última) excursión que tuve que hacer. Gouda quizás fue un tanto aburrido, pero por lo menos no nos llovió.

En cambio, este viaje es fácilmente uno de los peores días de mi estancia en Holanda. Por muchas razones, principalmente porque nos fuimos a ver una presa (que parece que no tenemos ninguna en el resto del mundo), porque hacía bastante frío y porque no dejaba de diluviar. Si bien la gestión del agua en Holanda es siempre el tema estrella y por tanto presas hay a montones, hablo en concreto de la presa Maeslantkering (o barrera de Maeslant), situada a la entrada del puerto de Rotterdam.

Sigue leyendo

Rotterdam (III): Boijmans van Beuningen

Y vamos con la última entrada de Rotterdam. En esta ocasión el blog se nos vuelve un poco gafapasta (pero sólo un poco) y hablamos de arte. La razón es que al final de nuestra visita a Rotterdam decidimos entrar en un museo situado en el centro de la ciudad. El museo en cuestión es el Boijmans van Beuningen, y supuestamente es de los más antiguos de los Países Bajos.

Fue creado cuando el abogado Boijmans cedió toda su colección de arte a la ciudad de Rotterdam, en 1848. En 1958, tras la adquisición de la colección del industrial Daniel van Beuningen, el museo pasó a llamarse tal y como lo conocemos ahora. Vamos, que realmente el nombre es una combinación de las dos colecciones principales. Wikipedia añade que una buena parte de la colección original fue destruida en 1864 por un incendio.

Sigue leyendo

Rotterdam (II): Paseo de la Fama

Como ya dijimos anteriormente, esta entrada va dedicada al Paseo de la Fama de Rotterdam (también llamada Walk of Fame o Star Boulevard). Tomando directamente el ejemplo del Paseo de la Fama de Hollywood, está lleno de huellas de las manos y pies de estrellas internacionales, que pocas veces tienen algo que ver con Holanda. Vamos, no son personas que te imagines viajando a Holanda regularmente.

Visitarlo es totalmente gratuito porque se encuentra en una acera (en Holanda todo es más caro, pero ya hay que tener valor para cobrarte por pasear por una calle), y por lo tanto tampoco tiene horarios de visita. Para terminar con esta información turística gratuita y quizás innecesaria tengo que decir que City Guide Rotterdam afirma que de noche el bulevar se encuentra iluminado, así que también puedes darte una vuelta por allí cuando todas las demás tiendas hayan cerrado a las 6 y media (Gracias, Holanda).

Sigue leyendo

Rotterdam (I)

No todo va a ser La Haya y Amsterdam. Teniendo en cuenta que son las ciudades más grandes de Holanda (tercera y primera, respectivamente), era de esperar que tarde o temprano fuéramos a la segunda: Rotterdam.

Cogiendo el tren para Delft, Rotterdam es la siguiente parada, y en unos veinticinco minutos/media hora ya has llegado. Rotterdam es una ciudad que tras la II Guerra Mundial se quedó reducida a unos pocos edificios porque todos los demás se derrumbaron por los bombardeos. Dicho esto, es de suponer que Rotterdam esté plagado de altos y modernos rascacielos, urbanizaciones, parques gigantes y demás. Es una ciudad excesivamente moderna, o en otras palabras, no tiene ningún atractivo turístico (bueno, quizás el puerto, pero estaba lejos del centro de la ciudad; así que para la siguiente). Por cosas como ésta, (y que por ejemplo no tiene vida urbana, ni en el centro, en pleno fin de semana), se ha ganado el mote de Boringdam (en español no queda tan comercial, seamos realistas).

Sigue leyendo

Gouda (II)

Y por fin conseguimos salir de aquella iglesia. Gouda, como ya se dijo en la primera entrega, es un pueblo (¿ciudad?) muy curioso y no tiene supermercados, sólo tiendas. Así que mientras nos dirigíamos hacia el siguiente destino, ya nos dieron la vuelta de rigor por la plaza mayor. Se agradeció bastante también que no lloviera (es Holanda, al fin y al cabo) y que hiciera una temperatura más/menos soportable.

En la plaza mayor estaba el ayuntamiento. Y ya. No, lo digo literalmente, es una plaza con muchas cafeterías y en el centro, separado cincuenta metros de cualquier cosa, el ayuntamiento. Aunque ese día también había un autobús británico a su lado (así como quien no quiere la cosa, a lo mejor era un grupo de británicos haciendo un tour).

Sigue leyendo