¡Sangría!

La misma noche en la que se cumplía un mes desde mi llegada a La Haya (cómo pasa el tiempo) celebramos una fiesta bastante especial: un grupo de españoles hicimos sangría para gente de otros países. Vamos, que teníamos que dejar al país en buen lugar. O por lo menos intentarlo. Añadiré además que íbamos a ser al menos 16 personas.

Receta para (supuestamente) 4 personas:

  • 1 litro de vino tinto
  • 2 naranjas de zumo exprimidas
  • 4 melocotones troceados
  • 5 cucharadas de azúcar
  • 2 cortezas de limón
  • 2 pellizcos de canela molida

Ni que decir tiene que al final esta receta fue ignorada e improvisamos sobre la marcha. Y que conste que el resultado final fue bastante aceptable. (Gracias de todos modos, EuroResidentes).

Sigue leyendo

Haagse Bos.

Hace relativamente poco (véase este jueves), con la ocasión de probar el estado de mi nueva bici (porque sí, por fin conseguí una, aunque de nueva no tiene demasiado. Detalles más adelante) acabamos yendo de excursión a un lugar de La Haya que merece la pena visitar aunque no sea uno de sus principales atractivos turísticos. Concretamente hablo de Haagse Bos (“el bosque de La Haya”).

Situado a escasamente 10 minutos en bici de la estación de trenes Den Haag Centraal (una vez coges la bici andar te resulta exageradamente improductivo), el Haagse Bos se encuentra rodeado literalmente de autopistas. De hecho, otra autopista cruza el parque, dividiéndolo en dos zonas distintas. A su alrededor, urbanizaciones de chalets.

En general no suele estar muy lleno, pero las dos veces que he ido siempre me he encontrado con gente paseando a su perro, haciendo ejercicio o simplemente pasando el rato. El bosque es bastante denso, aunque se han habilitado caminos de adoquines (para bicis), de tierra (para personas) y barro (para caballos, indicado con señal y todo). Además, el bosque no sólo son árboles sino que también hay muchos embalses pequeños con sus respectivos canales.

En general si no llueve es un sitio bastante agradable y tranquilo, aunque evidentemente nada que no hayas visto antes. Y ahora, como no, toca la sesión fotográfica de rigor. ¡Hasta otra!

Sigue leyendo

Un sábado en Haagse Markt.

Este sábado, debido a la falta de planes, decidimos dar una vuelta por el “mercadillo de La Haya” (también conocido como Haagse Markt). Supuestamente es el mercadillo más grande de toda Europa, y aunque probablemente los haya más grandes sí que es verdad que necesitas al menos una hora para recorrerlo decentemente.

Los puestos predominantes son los de ropa, comida (en general todo productos frescos como frutas, verduras, pan y pescado) y flores. Luego también te puedes encontrar cosas más curiosas como una tienda que vendía toallas y bicis (sí, a la vez), un puesto en el que podías comprar películas de Bollywood en versión original (y a un precio altamente competitivo) o los tenderetes de carcasas para tu smartphone.

Sigue leyendo

Amsterdam (I)

De nuevo sigue sin apetecerme ponerme a escribir largo y tendido, así que toca una nueva ración de bonitas fotografías. En esta ocasión, todas las fotos con las que voy a saturar el blog han sido tomadas en Amsterdam: fuimos el día 1 de Septiembre, el primer sábado que pasé en Holanda y al mismo tiempo el día de mi cumpleaños (no me puedo quejar de celebración, vaya).

El viaje estaba organizado por Interaccess, la asociación de estudiantes de De Haagse Hogeschool, así que a la vez que descubríamos la ciudad íbamos conociendo gente nueva (lo cual en los primeros días, cuando eres un poco novato, se agradece bastante). Y nada, como se puede leer en el título, éste es la primera entrada sobre Amsterdam, pero espero que no la última (vamos, que pretendo volver, se entiende).

Sigue leyendo

Un paseo por Scheveningen

Sí, ya sé que llevo una semana en La Haya y que aún no he escrito nada, pero realmente me han sucedido tantas cosas que es imposible ordenarlas de manera coherente. Sin embargo, ahora que se acaba el verano, os voy a enseñar por qué (entre otras razones, supongo) Torremolinos y demás playas estaban llenas de turistas holandeses entregados al sol.

La playa de La Haya está situada en una zona llamada Scheveningen, que antes era un pueblo pesquero. A día de hoy es la zona “costera” y dispone de un gran paseo marítimo lleno de chiringuitos y tiendas. El nombre de Scheveningen fue utilizado en la II Guerra Mundial como contraseña para identificar a los espías alemanes, ya que es bastante difícil de pronunciar bien (esjjáifeningen). La de cosas que se aprenden con Wikipedia.

Sigue leyendo